domingo, 1 de mayo de 2016

El histrionismo intelectual




Aceptémoslo, somos una sociedad que no escucha a los intelectuales. La palabra técnico, hasta la nefasta llegada de Peñalosa, inspiraba mucha más confianza que el nada modesto calificativo de intelectual. Puede que en principio, los intelectuales no sepan hablar, o como se dice coloquialmente “no sepan comunicarse con el pueblo” Puede también que sus preocupaciones, abstractas e idealistas, no se sintonicen con nuestras necesidades cotidianas, concretas y pragmáticas. Abiertamente nadie podría desestimar el papel intelectual que Fernando Vallejo y Carolina Sanín desempeñan dentro de la academia. El primero, como escritor reconocido y experimentado,  como un verdadero representante de las letras colombianas, y la segunda, como docente y columnista. Intelectuales, sí, pero no es gratuito que las polémicas más ruidosas durante la feria del libro fueran las palabras de Fernando Vallejo, la visita de Germán Garmendia y hoy, la pelea de Carolina Sanín. ¿Y qué tienen en común estos tres personajes además de tener sus nombres firmando la cubierta de un libro?
Son histriónicos. Por eso mismo son el centro de atención allí a donde van. 
Sacando de este artículo a German Garmendia, a quien el histrionismo le es muy útil en su papel de actor solitario frente a la webcam, tengo la sensación de que existen dos Vallejos, dos Carolinas, dos personas que se desdoblan y buscan peleas ( a veces, sin resultado) para llamar la atención. Allí donde va Vallejo, hay polémica, insultos, homofobia, herejías,  y ya entrados en los tiempos de las redes sociales, tendencias nacionales, por dos, tres, siete días. Como sociedad no podemos ser indiferentes a Fernando Vallejo. Nos divide, nos obliga a apoyarlo o a repudiarlo, y ese es precisamente el juego, la magia editorial y publicitaria de la personalidad histriónica. 
Obligar a la sociedad a que te responda es en realidad bastante fácil. La provocación acude a las fibras sensibles, a los defectos, a las vergüenzas de una sociedad. Vallejo, que conoce muy bien esas fibras, las toca y exagera; de ahí viene gran parte de nuestra molestia.
Sanín, una pequeña discípula de Vallejo, ha optado por tratar el tema del feminismo, el machismo y el patriarcado como fibras sensibles. Son temas complicados, dolorosos, que merecen un heraldo (me fue imposible, por cierto, encontrar un femenino para la palabra heraldo. ¡Maldito patriarcado idiomático!) Pero que pueden caricaturizarse con muchísima facilidad. Con las intenciones más finas y loables del mundo Sanín, al igual que otras jóvenes intelectuales del país, cae con facilidad en la caricatura. 
No sé si en este punto coincida con un escrito que publiqué hace algunos días, pero  quiero insistir en que la confrontación directa ciertamente es inútil. El discurso de Vallejo, en cierta medida, sigue siendo cierto, pero no por ello deja de ser fatigoso. Y con el tiempo generará indiferencia y repulsión. Personalmente creo que el Vallejo que se pone talentosamente frente al público para insultar y ser insultado no es más que un actor que le ayuda al otro Vallejo (al escritor) a mantener su vigencia pública.  Sé a la perfección que el resultado sigue siendo eficaz a nivel de marketing,  y  que nuestros niveles de  falsa sensibilidad mediática no parecen estar  dispuestos a bajar, pero temo que un día no escuchemos, por cansancio, a los intelectuales que gritan, y que por ende ya no escuchemos a nadie.  Los gritos cansan. Eso lo sabemos todos.  Como sociedad hemos privilegiado un método de difusión histriónico, escandaloso y artificial. Hay quienes lo asumen y quienes lo repudian, pero no podemos negar su efectividad inmediata, no podemos negar que un histriónico intelectual absolutamente nunca pasa desapercibido. 
En mi opinión es grave que no escuchemos a los intelectuales a menos que se vistan de polémica ¿Acaso en los debates importantes la academia no importa a menos que exista una confrontación pública que raye con la vulgaridad y el insulto? Ciertamente existen otros escritores, otros intelectuales que pueden tocar las mismas fibras, los mismos hilos con mejor tacto, con talento,  con mayor inteligencia, pero indudablemente no los escuchamos.
La sordera, parcial o total, parece ser el destino obvio de un país que insiste en comunicarse gritando.

sábado, 20 de febrero de 2016

Por Jairo Oliveros Ramirez. Un hombre para recordar. Para aprender a leer palaras y sombras.



 Se fue U Eco y nos heredó sus conocimientos relacionado con la semiótica. Se marchó un 19 de febrero de 2016 y nos regaló sus libros.

Ese mundo que nos lleva a recorrer el origen del conocimiento a partir de una puntada. Con sus ideas aprendimos a leer con las sombras e improntas de las palabras, tal vez como asumimos el conocimiento y la manera como va mostrando Guillermo de Baskerville y mucho más que el su estudiante  Adso de Melk cuando llegan a la abadía  y a lo largo de la novela El nombre de la rosa.

También, nos acerca al conocimiento en Arte y belleza en la estética medieval y descubrimos que cada época se apropia de un concepto como el de belleza. Creemos que nos enseñó a leer, a interpretar desde otras perspectivas, a ver dónde no se ve. 

Y se encuentra otra cantidad de títulos para seguir el recorrido por el pensamiento de lo recóndito y misterios como lo mágico de la escritura, los libros, la sociedad y el ser humano. Y se realiza desde Lector in Fábula y como en cada  uno de sus libros. Son las maravillas de hallar los diferentes recovecos de las cosas.

El péndulo de Foucault, Baudolino, Tratado de semiótica general.